miércoles, 25 de junio de 2014

127 horas

Ficha técnica

Título: 127 horas
Director: Danny Boyle
Título original: 127 hours
Año: 2010
Nacionalidad: EE.UU.
Producción: Christian Colson, John Smithson, Danny Boyle
Duración: 94’
Guión: Simon Beaufoy, Danny Boyle
Fotografía: Enrique Chediak, Anthony Dod Mantle
Montaje: John Harris
Maquillaje: Tony Gardner – Alterian Inc.
Múscia: A.R. Rahman, Dido

                       
Ficha artística

James Franco (Aron Ralston)
Amber Tamblyn (Megan)
Kate Mara (Christie)
Clémence Poésy (Novia)
Treat Williams (Padre de Aron)
Kate Burton (Madre de Aron)
Lizzy Caplan (Sonja, hermana de Aron)
Aron Ralston (él mismo, al final)


127 horas - el fancine

Danny Boyle nos regala un “canto a la vida” con esta película.

Tampoco ha de sorprendernos si nos atenemos al éxito que cosechó, tan solo 2 años antes con Slumdog Millionaire, si cabe más cruda todavía (en cuanto al modo de reflejar sin paños un drama y cómo pulirlo hasta el punto de arrancarnos una sonrisa y hablarnos de amor incluso en las peores circunstancias).

127 horas - el fancine

Un regalo a la vida porque nos cuenta la historia (verdadera) de Aron Ralston, un muchacho aficionado a los deportes de alto riesgo que gustaba (y sigue gustando) de arriesgar el pellejo intentando llegar siempre un poco más lejos, autoimponiéndose retos cada vez más complicados y no dudando un instante en atravesar desiertos en bicicleta o saltar de risco en risco, o escalar una montaña, siempre con el riesgo detrás de cada paso, con la adrenalina a flor de piel y superando, qué digo superando, fulminando sus propias marcas compaginando dos pasiones de las que enganchan: naturaleza y deporte.

Enganchan, cierto. Y a veces hasta llegan a suponer un riesgo innecesario, quizás por exceso de confianza, quizás por no calcular las consecuencias de los actos apropiadamente. Y esto es precisamente lo que le pasó a Aron.

La película empieza con un ritmo frenético al salir pitando de la ciudad hasta llegar a la naturaleza, enfundarse su equipo, subirse a la bici y “tirar millas”.

127 horas - el fancine

Hasta aquí todo normal. Un hobby cotidiano que le hace evadirse del día a día, adictivo porque en su práctica se escapará de la realidad y le absorberá de tal modo que llegará a recluirse en su deporte sin cultivar las relaciones (las que verdaderamente importan) con sus padres y familia más próxima. No tiene tiempo más que para superarse físicamente y no dudará en dejar sonando el teléfono, sin cogerlo, a sabiendas de que podría ser su madre quien le llama con tal de no retrasar su partida ni un minuto más de los estrictamente necesario.

Esta será su perdición, o casi. Inmerso en su obsesión no reparará en un detalle tan insignificante como importante: la práctica de su deporte favorito entraña un riesgo físico enorme, acentuado al practircarlo en zonas desérticas o en alta montaña, y nunca deja rastro alguno de a dónde va y cuándo pretende regresar.

En este caso volverá a dirigirse al Blue John Canyon, en Utah, un paisaje maravilloso, intrincado y peligroso. De una belleza (también adictiva) y soledad iniciática que le permitirá no sólo gozar haciendo deporte si no también sentirse embelesado por el marco incomparable.

127 horas - el fancine

En su camino (intentaba reducir 45 minutos al tiempo estimado para la ruta que estaba practicando) se cruzará con dos senderistas aparentemente perdidas, Megan (Amber Tamblyn) y Christie (Kate Mara: Zoe Barns en House of Cards) a quienes se ofrecerá como guía y las descubrirá un salto al vacío que termina en una piscina natural dentro de una cueva que hará las delicias de las dos chicas. Al despedirse, tras varias zambullidas y documentarlo todo con la cámara de Aron, le invitarán a una fiesta, esa misma noche, aunque dudando mucho que se presente.

127 horas - el fancine

Y claro está… No se presenta.

Pero no porque decline la invitación, ni mucho menos. Aron sigue su ruta en solitario hasta llegar a Blue John Canyon. Aquí empezará la verdadera aventura. Un traspiés, un desprendimiento cuando se encontraba metido en el cañón hará que se desplome bajo la piedra que estaba pisando y se quede atascado sin posibilidad alguna de subir o bajar.

127 horas para vivir o morir.

Horas que irán pasando cual goteo y en las que veremos que Aron no sólo tenía una gran preparación física, también mental. Afrontará el hecho con una entereza sobrenatural. Hay escenas que me fascinan, no sólo por cómo supo recoger Boyle el ambiente “intimista” valga la expresión, de Aron atrapado, si no cómo se prepara y mentaliza para sobrevivir.

127 horas - el fancine

Una de esas escena es el famoso “uuuups” con el que enciende su cámara para gravarse recién atrapado. Lejos de un ataque de histeria, que habría sido perfectamente comprensible, o desesperación, no sería para menos, Aron, en su frialdad, enciende la cámara para confesarse atrapado.

Aron tendrá tiempo para hacer un repaso de su vida. Reordenar sus prioridades. Rescatar la figura de sus familiares y amigos más cercanos, meditar cuán abandonados los tiene y cómo querría cambiar esa situación. Tiempo para pensar, en positivo, para no desesperar.

Me encanta cuando despliega sobre la roca todo lo que porta en su mochila: el agua justa, una navaja, cachivaches propios de un deportista de riesgo, en la naturaleza, pero en cantidad muy reducida porque sus aventuras transcurren en espacios reducidos de tiempo y no suelen incluir tener que escapar de situaciones como la que está viviendo.

127 horas - el fancine

Con todo eso Aron tiene que decidir entre vivir y morir. Tras comprender que la piedra no se moverá de allí y que no dispone de medio alguno para pedir ayuda, para moverla o salir él, Aron tendrá que jugarse todo a una carta para elegir morir de una pieza o amputarse el miembro atrapado en un último intento, desesperado, para escapar.

Si esta película la estuviera comentando en mi antiguo blog de Cine y Gastronomía la incluiría junto con ¡Viven! por lo desesperada de la situación. Cierto es que sin llegar a los tintes de la otra pero sí como ejemplo a seguir para sobrevivir alimentándose con lo estrictamente necesario para no deshidratarse con lo poco que uno tiene al alcance de la mano.

127 horas - el fancine


James Franco (Aron) hará una interpretación que le valió para numeras nominaciones en diferentes certámenes de cine. De secundario en Spider-Man a todo un protagonista en un “casi monólogo” en 127 horas. Aporta credibilidad al personaje, al cual interpretará a lo largo de toda la película excepto en las últimas imágenes en las que el auténtico Aron quedará plasmado en la pantalla como ejemplo de superación.

Para alegría de todos, Aron no sólo sobrevivió, también volvió a practicar deporte de alto riesgo a pesar de su brazo autoamputado. Eso sí, la lección que aprendió le sirvió para toda la vida. No sólo consolidó su concepto de familia, que amplió casándose años después, si no que cada vez que parte para una de sus aventuras deja una nota advirtiendo del sitio exacto donde va a estar.

lunes, 16 de junio de 2014

Desayuno con diamantes

Ficha técnica

Título: Desayuno con diamantes
Director: Blake Edwards
Título original: Breakfast at Tiffany’s
Año: 1961
Nacionalidad: EE.UU.
Producción: Jurow - Shepherd productions, Paramount Pictures
Duración: 110 minutos
Productor: Martin Jurow y Richard Sheperd
Guión: George Axelrod (novela de Truman Capote)
Fotografía: Francoit Edouart (Technicolor)
Montaje: Howard Smith
Múscia: Henry Mancini
                       
Ficha artística

Audrey Hepburn (Holly)
George Peppard (Paul)
Mickey Rooney (Vecino japonés)


Premios

Oscar Mejor Banda Sonora: Henry Mancini y Mejor Canción (Moon River): H. Mancini y Johnny Mercer.

Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP
Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP

Desayuno con diamantes representa como ninguna otra película el glamour de la alta sociedad americana del siglo XX. Y es en torno al glamour que gira esta película: “Jet set”, acaudalados terratenientes, millonarios, periodistas, artistas, escritores y tantas otras personas sin oficio ni beneficio que hacen del día a día su manera de subsistir pululando de una fiesta en otra engrosando su cartera de clientes, contactos y amistades para tirar de ellas cuando vengan mal dadas.

Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP
Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP

Glamour que refleja como nadie Blake Edwuards en esta “comedia romántica” sostenido por dos pilares, la encantadora Tiffany’s: una de las tiendas más reputadas de la 5ª Avenida de Nueva York, y Holly, quien desde el principio de la película arrasa la pantalla comiéndose por igual: el guión, al resto del reparto, al director y al espectador.

Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP
Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP

Y será aquí precisamente donde impacte sobremanera la película: “comedia romántica”, sí: hay numerosos rasgos para encasillar a la película en cualquiera de estos dos géneros por separado y juntos.

Pero también podría describirse como un drama, y yo apostaría por ésta última clasificación.

El drama del contraste, el drama de la desesperación, de lo irreal, del sueño truncado, inalcanzable, del quiero y no puedo, sigo a delante pero no puedo olvidar el pasado, y lo arrastro tras de mí como una losa. Un drama desgarrador que si se lee entre líneas dejará al espectador con un sabor agridulce al término de la película.

Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP
Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP

Dulce porque es una película hecha para enamorar, para caer rendidos a los pies de Audrey Hepburn, (aunque en un principio el papel de Holly le fuera ofrecido a Marilyn Monroe, quien afortunadamente lo rechazó porque buscaba apartarse de ser definitivamente encasillada como frívola).

Agria porque la realidad que viven los dos protagonistas nos deja pegados a la butaca. Ella reniega de la vida misma para (y valga la redundancia) vivir la vida y encontrar a un marido acaudalado que la solucione su futuro. Él, un escritor sin carrete en la máquina de escribir que se mantiene a costa de una “amiga”, mecenas, que lo trata como su objeto de deseo y lo maneja a golpe de talonario.

Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP
Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP

Pero dulce al fin y al cabo.

Igual que hubo un cambio en la actriz principal, también el director fue cambiado antes de iniciarse el rodaje, y también afortunadamente, pues sólo Edwards habría sabido jugar con la imagen de Audrey como lo hizo elevando el personaje de Holly a los altares.

Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP
Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP

La banda sonora de Henri Mancini. Merece mención aparte. Una joya que sirve de bisagra entre la imagen y el espectador, conjuga los movimientos de los actores para darles sentido de continuidad a través de una maravillosa fotografía y aún mejor música. Una música que evoca ese glamour deseado, añorado por Holly y que tiene el remate final con la oscarizada Moon River.

Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP
Desayuno con diamantes en el fancine - Audrey Hepburn - ÁlvaroGP

Sirva como anécdota la mención de dos personajes, intrascendentes pero curiosos: Veremos a un terrateniente brasileño que será pretendiente de Holly, nada menos que José Luis de Villalonga. Y el vecino japonés y quisquilloso de Holly… Un Mickey Rooney demasiado estereotipado, caracterizado y venido a menos, y con todo esto, aceptando lo que hoy los cursis llamarían "políticamente incorrecto", genial.

Muchos han calificado de racista esta interpretación de Rooney, pero no deja de ser una de las decenas de estereotipos cinematográficos de la historia del cine. Y según lo veo yo, lo que ofende no es el acto en si, si no la intención que subyace en tal acto. Y en el que nos toca de hoy no es otra que arrancarnos una sonrisa. La película no obstante flirtea una y otra vez con temas "tabú" en estos días: racismo, "ligereza de cascos de una dama", sexualidad como inversión; como apuesta económica, tabaco alcohol...

No querría terminar esta entrada sin hacer un comentario sobre Audrey Hepburn y nuestro carismático y entrañable artista español con fama internacional Antonio de Felipe*, a quien, en calidad de Director General del Capítulo Español de la IAA he tenido el placer de conocer este año con motivo de la organización de la gala de Publicidad en el Museo (él fue el presentador y miembro del Jurado de Excelencia). Antonio ha inmortalizado (si cabe más) a la adorable Audrey en su Serie CINEMASPOP que podréis ver en detalle en su página Web. No solo la ha inmortalizado, además ha creado una tendencia artística que ahora podemos observar en múltiples obras cuya inspiración radica siempre en Antonio. Lo mismo le sucede con su Serie VACAS. Sí, las vacas con múltiples motivos que todos hemos visto por Madrid, también son suyas.

-----------

* Espero poder escribir un artículo en el troblogdita dedicado exclusivamente a él y a su obra. Nada me atrae más que pasar un día imbuido en su obra, explicada por él y salpicada con mil anécdotas como las que nos contó al equipo de la IAA-Spain en la azotea del Círculo de Bellas Artes. Os mantendré pues informados si logro pasar un buen rato con él en su estudio en Madrid.

jueves, 12 de junio de 2014

¡Bienvenido, Mister Marshall!

Ficha técnica

Título original: ¡Bienvenido Mister Marshall!
Director: Luis García Berlanga
Año: 1953
Nacionalidad: Española
Producción: Vicente Sempere
Duración: 78’
Guión: Miguel Mihura, Juan Antonio Bardem
Fotografía: Manuel Berenguer
Música: Jesús Gª Leoz, José Antonio Ochaíta, Xandro Valeiro
Montaje: Pepita Orduña

Ficha artística

José Isbert (Don Pablo)
Manolo Morán (Manolo)
Lolita Sevilla (Carmen Vargas)
Fernando Rey (Narrador)

Bienvenido Mr. Marshall - el fancine

Estamos ante una de las verdaderas joyas del cine español. Y no se trata de la última película hecha en 2014, nos remontamos hasta 1953, con una película costumbrista, cómica y crítica, centrada en la vida “revolucionada” de un pueblecito de los alrededores de Madrid: Villar del Campo (Guadalix de la Sierra).

Me rindo nuevamente a Berlanga. A su talento, su estilo, su gusto y su capacidad innata para reflejar, qué digo reflejar, radiografiar España palmo a palmo en cada una de sus películas. Destripa nuestras miserias como ninguno y nos hace reír con la crítica más fina y elegante de nosotros mismos que podamos encontrar. Mordaz impar: un genio del cine, de la comedia y de nuestra realidad social que "desuella" una vez y otra cada vez que nos sentamos frente a la pantalla para vernos como lo que somos: un pueblo feliz e ingenuo.

Bienvenido Mr. Marshall - el fancine

Estados Unidos lanzó el Plan Marshall al término de la Segunda Guerra Mundial, una fórmula para reactivar Europa, recuperarla tras la guerra y reconstruirla desde sus propios cimientos. Un plan dirigido a los países aliados, como Francia, y a otros que fueron sometidos por los alemanes.

Dentro de los planes de los americanos no estaba España, un país que se mantuvo neutral y por lo tanto no tomó partido en la gran guerra. Ni siquiera a pesar del aperturismo que España mostraba en aquella década de cara a entablar relaciones cordiales con los países circundantes, así como con los americanos.

Esta película nos narra la vida cotidiana, tranquila y “lenta” de los habitantes de Villar del Campo, un pueblecito apartado y casi remoto, aislado de los tejemanejes políticos.

Bienvenido Mr. Marshall - el fancine

Aislado, sí, hasta que el alcalde, Don Pablo, recibe la noticia de la inminente visita de “los americanos”, una visita cultural como muestra de amistad para con el pueblo español.

Esta noticia no será sino la chispa que encienda la mecha: una mecha de ilusiones, alegrías y planes desmesurados que agitarán a los vecinos durante una semana, (más o menos), el tiempo que restaba para la llegada de tan ilustres visitantes.

Quiere el guión, y la casualidad, que justo en ese momento se encontrara en el pueblo Manolo, un representante de artistas que acaba de firmar un contrato con el alcalde para su representada, Carmen Vargas. Un Manolo que había estado viviendo en Estados Unidos, de lo cual alardea sin parar con el alcalde.

Bienvenido Mr. Marshall - el fancine

Y como quiera que hay que preparar un recibimiento digno de los americanos, y que las fuerzas vivas del pueblo no tienen ni idea de qué hacer para la cita, (salvo un aristócrata, descendiente de colonizadores, que desprecia a todos los americanos por igual al pensar que son todos “unos indios”). Don Pablo recurrirá a Manolo para que sea él, acostumbrado al mundo del espectáculo y con experiencia con los americanos, quien prepare el plan para el recibimiento, un plan que a todos dejará boquiabierto.

Su ansia por triunfar, su deseo de hacer caja y un par de contactos en Madrid, harán que el pueblo entero se sumerja en una espiral eufórica de frenesí a la espera de los yanquis, que para más inri, por indicación de Manolo, vendrán cargados hasta las cejas con regalos para ayudar a los españoles.

Bienvenido Mr. Marshall - el fancine

Una película que a duras penas esquivó la censura de la época, actual, por no haber envejecido con el paso del tiempo (en cuanto a cómo nos refleja Berlanga a la sociedad española, una vez más, como en cada una de sus películas*) y fiel, a la hora de representar a los españoles y a sus gobernantes, pues se trata, como dijera, de una película costumbrista, pero hecha con tanto tino que bien podría reflejar a la clase política de nuestros días que no se muerde la lengua a la hora de prometer y prometer, el pueblo incauto y dirigible que aúpa a los políticos demagogos con sus falsas promesas y las ilusiones de un pueblo al que exprimen sin escrúpulos, unas veces en manos de políticos demasiado listos, otras en manos de políticos demasiado tontos.


* Otras películas de Berlanga comentadas en el fancine:



viernes, 6 de junio de 2014

El nacimiento de una Nación


Ficha Técnica

Título: El nacimiento de una Nación
Director: DW Griffith
Año: 1915
Título original: The birth of a Nation
Nacionalidad: USA
Producción: DW Griffith
Productora: DW Griffith & Epoch
Duración: 207’
Guión: Thomas F Dixon Jr (novela The Clansman del Reverendo Thomas Dixon)
Música: Joseph Carl Breil, DW Griffith
Fotografía: ByN, Billy Biltzer


Ficha artística

Joseph Henabery (Abraham Lincoln)
Lillian Gish (Elsie Stoneman)
Elmer Clifton (Phil Stoneman)
Ralph Lewis (honorable Austin Stoneman)
Robert Harron (Tod Stoneman)
Mary Alden (Lydia Brown, ama de llaves de los Stoneman)
Mae Marsh (Flora Cameron)
Henry B. Walthall (coronel Benjamin Cameron)
Miriam Cooper (Margaret Cameron)
Andre Beranger (Wade Cameron)
Maxfield Stanley (Duke Cameron)
George Siegmann (Sylas Lynch)
Walter Long (Gus, el renegado)
Wallace Reid (Jetl, el herrero)
Raoul Walsh (John Wilkes Booth)

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


Película controvertida donde las haya.

A lo largo de la Historia del Cine hemos tenido dos lecturas para entender esta obra de arte:

1º.- Cinematográfica: como tal, esta es una de las películas que sientan los pilares del cine moderno: su fotografía; guión; estilo narrativo; duración; superproducción; transcendencia mediática; recursos estilísticos… y qué sé yo cuántas más cosas del cine de hoy lo vemos en una película de hace la friolera de un siglo. Incluso tiene tal duración que se divide en dos partes (la segunda se subdivide en otras dos).

2º.- Social: una bomba en toda regla. Griffith filmó una película que destilaba racismo por los cuatro costados. Luego veremos los motivos y las consecuencias, pero solo adelanto que por aquel entonces seguía habiendo segregación racial y el horno no estaba para bollos.

Expuestas estas dos premisas, dejadme que hable de la película primero y después daré unas pinceladas sobre esa segunda lectura que tanto la ha perjudicado (como película) desde el mismo día de su estreno. Incluso antes, pues el primero en verla fue el propio presidente de los Estados Unidos, Wilson, en la Casa Blanca…

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

Primera parte de la película: Guerra Civil



La película, que por cierto es “muda”, empieza con una mirada retrospectiva al siglo XVII, con la llegada de los primeros esclavos al territorio americano, anticipando que la llegada del hombre negro a América supondrá la semilla del odio y distanciamiento entre colonos. Como muda que es, Griffith nos aclarará las situaciones, o las anticipará, mediante cartelitos que leeremos entre acto y acto.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


De vuelta al tiempo real (de la película) estamos en los albores de la Guerra Civil estadounidense, o Guerra de Secesión, la cual estallará en 1861 y enfrentará a los Estados de la Unión (Norte) contra los Estados Confederados (Sur): dos modelos económicos opuestos pero compatibles entre sí, el Norte industrial y el Sur latifundista. Un Norte que dependía en cierta medida del Sur a modo de granero para su industria y un Sur que dependía de la esclavitud para cultivar sus latifundios.

Dos familias: los Cameron en el Sur y los Stoneman en el Norte. Los primeros acaudalados latifundistas y los segundos con miras políticas. Amigos y bien relacionados hasta que estalla la guerra, la cual los distancia. Este será el caso, la Guerra de Secesión pondrá fin a la amistad entre ambas familias pero no cortará todos los flecos que las habían mantenido unidas con anterioridad. El peso de la película recaerá sobre los hijos de ambas familias, ellos la protagonizarán por activa y por pasiva.

Situémonos:

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

La familia Cameron, de Piedmont, Carolina del Sur (con cinco hermanos: Margaret, Flora, Ben (el pequeño coronel), Wade y Duke) cierra filas en torno al romanticismo sureño que aboga por constituirse como nación independiente en base a las diferencias sociopolíticas con el Norte de agricultores latifundistas que no se plantean, ni por asomo, prescindir de la “mano de obra barata” que supone tener esclavos, el pilar de su economía. Ellos viven en la ciudad y su plantación está en las afueras. Todos felices, incluso los esclavos recogiendo algodón. Son los días dorados del Sur.

Los Stoneman (tres hijos: Elsie, Phil y Tod) y viven en una casita de Pensilvania, en Washington DC, cuyo patriarca es el Honorable Austin Stoneman, líder abolicionista. Serán Phil y Tod precisamente quienes tengan ese vínculo afectivo con la familia Cameron.

El amor llamará a las respectivas puertas de las dos familias cuando Phil Stoneman se enamore de Margaret en una visita a sus amigos y compañeros del Sur. No queda ahí todo, el más pequeño de los Cameron, Benjamin, se enamorará e idealizará a Elsie con un retrato de una mujer a la que jamás había visto.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

Este ambiente idílico y romántico se verá truncado cuando aparezcan noticias en la Prensa avisando de la inminente secesión. Se crea un ambiente de preguerra que hace que los Stoneman partan precipitadamente de vuelta al Norte.

Todo esto sirve para darnos a conocer la ruptura de la sociedad, mediante la separación entre amigos que tendrán que defender banderas diferentes y el alejamiento de los amantes cuyas respectivas familias están en bandos opuestos.

Lincoln firma una declaración para alistar 75000 voluntarios que velen por la unión de la Nación superando la etapa de estados independientes. Obvio decir que los dos hermanos Stoneman se enrolan inmediatamente para defender a la Unión.

El primer enfrentamiento tendrá lugar en Bull Run, con un resultado muy favorable para los confederados. Esto da alas a los jóvenes sureños para alistarse por su causa. Ni que decir que los tres hermanos Cameron hacen lo propio.

Se suceden los meses y dos años y medio después, encontramos a Ben Cameron entre batalla y batalla, leyendo una carta de su hermana Flora. La relación entre ellos se ha mantenido de modo epistolar. Suertes dispares para los cinco varones que nos competen, dos Stoneman (N) y tres Cameron (S).

Quiere el cruel destino hacernos ver cómo el más pequeño de los confederados, Duke, envuelto en un encarnizado combate cuerpo a cuerpo supera los obstáculos hasta enfrentarse a un unionista con su bayoneta calada… hasta que se para de golpe al descubrir que el soldado al que va a rematar no es otro que su amigo Tod, también el más pequeño de los Stoneman. Este momento de amistad se trunca cuando Tod, gravemente herido fallece por un acceso al tiempo que Duke cae mortalmente herido por una bala perdida sobre el cuerpo de su amigo. Ambos yacen juntos en el campo de batalla y fallecen.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


En otro sitio, en otro día, las dos familias volverán a cruzarse en el campo de batalla. Esto sucederá cuando Ben Cameron, por entonces Coronel, reciba una orden para rescatar el tren con la comida, retenido por los unionistas. El líder de esta tropa será el Capitán Phil Stoneman. Ben caerá herido enarbolando la bandera confederada, y usándola para cebar y condenar un cañón enemigo, cuando lidere a su tropa en una última y desesperada carga frontal sobre los unionistas atrincherados y se salvará única y exclusivamente cuando sea reconocido por Phil. Los soldados de la Unión permiten que lo socorra porque éste, justo antes del combate asistió a un soldado norteño en sus últimos momentos ganándose el respeto de propios y extraños.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

El Norte ha ganado. La madre de los hermanos Cameron recibe la noticia de la muerte del tercer hermano, Wade, y parte para Washington para visitar al último hijo varón vivo (pero herido y con una posible sentencia de muerte a la vuelta de la esquina, por una falsa acusación de espionaje). Phil habrá logrado que Ben esté bien cuidado mandando una carta a su hermana Elsie, (idolatrada por Ben), enfermera de aquel hospital. Por fin Ben ha podido conocerla, única cura verdadera de todas sus heridas.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


Ben logra salvarse y regresa a su hogar. A lo que queda de él, pues observaremos una escena épica del cine cuando se acerque a la casa y se sienta abatido viendo cómo se ha deteriorado, cosa que contrasta con la felicidad de su hermana que sale a recibirlo con gran alegría. Ella está acostumbrada a esta nueva miseria por los duros años que ha vivido en la casa. A él le cuesta sentirse de vuelta en un lugar que no reconoce.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


Antes del final de la primera parte de la película asistiremos a un acto con tres acciones clave: 1 el padre de los Stoneman exige a Lincoln que castigue al Sur, 2 Lincoln se niega a reprimir a sus hermanos del Sur. 3 Lincoln muere asesinado y Stoneman se convierte en el líder del Norte y del Sur. Esto generará una ola de revancha y violencia que sumirá al Sur en una degradación completa; desórdenes civiles y el caos total.


2ª parte de la película: Reconstrucción

Hasta aquí todo normal. Alusiones veladas al tema de la esclavitud pero sin hacer demasiada sangre ni cebarse con los negros. Estereotipos que pasan desapercibidos en el conjunto de la primera parte. Sin embargo será a partir del comienzo de esta segunda parte cuando empecemos a observar con descaro la pátina racista de Griffith…

Hemos dicho que Stoneman pasa a ser el líder del Norte, y que es un fundamentalista abolicionista. Esto estaría bien si tal sentimiento fuera lo que le mueve: liberar a los esclavos. Pero no. Stoneman sabe que tras la unificación de los Estados Unidos el siguiente paso será instaurar la Democracia en el Sur, y por supuesto, toda política abolicionista (liderada por los republicanos del Norte, la derecha social y política) será tumbada en el momento en que los blancos acudan en masa a las urnas.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


¿Cómo compensarlo? No solo liberando a los negros, si no concediéndoles el derecho al Sufragio. Y con tal fin urde un plan maquiavélico en el que veremos reflejado su verdadero ánimo: el deseo de poder a toda costa. No dudará en liberar a los esclavos negros, por supuesto, pero aleccionándolos, adoctrinándolos y alimentando el odio hacia el hombre blanco dándoles una herramienta para condenarlo legítimamente: el voto.

Un voto pervertido en esencia porque él no vela por la justa libertad de los negros, ellos pasarán a ser un herramienta masiva para consolidar su poder en los estados del Sur y no le temblará el pulso a la hora de utilizarlos, explotarlos y valerse de ellos. Lo cual implica otro tipo de racismo, el que te da la superioridad moral de saberte superior y capaz, amén de legitimado para manipular a la masa. Obvio decir que la mayor parte de los libertos eran analfabetos.

En la película veremos tres tipos de racismos: el del Sur que esclaviza, el del Norte que manipula y un tercero que comentaré en breve, tras desarrollar esta segunda parte del largometraje.

Stoneman creará una milicia negra (liderada por un mulato protegido por él: Lynch, quien tampoco tardará en intentar convertirse en un caudillo de los negros pervirtiendo nuevamente el mensaje abolicionista) con el objeto de humillar a los blancos, liberará a los esclavos, los uniformará y los pondrá a castigar a sus esclavistas. Cosa poco edificante si lo que pretendía era unir una nación en armonía. Quería ganarse los votos de la masa incluso permitiéndoles vejar, humillar, mutilar, violar y asesinar a los blancos. (Obvio decir que esta es la visión de Griffith). Llegando incluso a hacer un pucherazo adulterando las elecciones sin dejar votar a algunos blancos y permitiendo la duplicación de votos negros, con el consiguiente poso de rencor del hombre blanco que no solo ve que ha perdido la guerra, ha perdido su sistema económico, sus plantaciones, sus hogares y ha sido relegado a simple paria sin derecho a defenderse porque incluso quienes han de impartir justicia son los primeros que ni la entienden ni la imparten.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

Esta es una visión global, sesgada y perversa de Griffith sobre el maniqueísmo entre buenos y malos.

El caso es que entre las muchas atrocidades que veremos perpetrar a las milicias negras, volvemos a cerrar el obturador para fijarnos en la familia Cameron, otrora distinguida y respetada, ahora desahuciada y abandonada a su suerte. Una suerte esquiva que les ha quitado toda fortuna, posesiones y dos hijos muertos en combate.

Elsie y Ben siguen enamorados (a pesar de seguir representando las dos caras de una moneda: la guerra vivida), pero Margareth no puede corresponder a Phill por rencor y porque al verle recuerda siempre a sus hermanos confederados caídos a manos de los unionistas. Cada vez que hablo de memorias, recuerdos, Griffith hace un flashback para presentarnos esas emociones e incluso osa dibujar un bocadillo como si fuera una viñeta.

Mientras tanto, Lynch arrasa en las elecciones, convirtiendo al blanco en marginal. Endurece las medidas y las leyes contra los blancos y se abandona, como el resto de los negros al caos, la molicie. El alcohol y la vaguería.

Ben no puede digerir el mal trago que está paladeando y se produce una escena que precipitará el sentimiento racista (en ambas direcciones) cuando observa su ciudad arruinada desde la lejanía, sumido en la melancolía y se fija en unos niños blancos que asustan a los negros a modo de fantasmas con unas sábanas por encima… Ha nacido el Klan.  


El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


El Ku Klux Klan: un movimiento racista del Sur de los Estados Unidos nacido para salvaguardar la supremacía blanca, de origen anglosajón (se llega a mencionar el concepto ario en la película) y protestante. Embutidos en trajes blancos culminados con capiruchos puntiagudos. Se dedicaron (y dedican) a hostigar a los negros (después aumentaron sus miras e incluyeron a homosexuales, judíos y sudamericanos entre sus víctimas) con linchamientos nocturnos, justicia blanca que terminaba siempre con la horca (lo podemos ver también en Arde Mississippi). Una sociedad secreta y clandestina, armada y fanática que buscaba un Imperio Invisible fuera de la Ley.

En la película lo funda Ben, y pronto es seguido por todos los blancos de la comunidad. A partir de esta escena todo se precipita: caos.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

Uno de los sirvientes de los Cameron, Gus, asusta sin pretenderlo a Flora, una de las hermanas de Ben. Él presume de su nuevo uniforme y cuando tiende la mano a Flora y la roza mientras dice que quiere casarse, esta le propina una bofetada y huye campo a través hasta llegar a lo alto de unos canchos. Gus la sigue a la zaga y ella, tras amenazar con arrojarse al vacío para evitar ser ultrajada, cae desplomándose hasta el pie de la colina. Ben la encuentra tras haberla estado buscando y su llegada con la hermana ensangrentada a casa se convierte en el detonante del dramático final.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


Entre medias Elsie había repudiado a Ben al enterarse de que forma parte del Klan, sin saber que él lo ha fundado. Se muestra fiel a su padre y anula la fecha de boda.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


Ben da caza a Gus y tras castrarlo (su castración se eliminó después del estreno de la película) lo ajusticia y Gus, muerto, es arrojado en la entrada de la oficina de Lynch. Sin conocer los motivos de tal barbarie, Lynch lanza a las milicias para hacer una redada en busca de miembros del klan, cebándose en la familia de los Cameron.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


Stoneman decide poner pies en polvorosa y desaparecer del mapa porque entiende que su plan maquiavélico se le está volviendo en contra y puede peligrar su futuro político por la ineptitud de los mismos negros a los que él ha encumbrado. Acude a despedirse de Lynch, quien minutos antes ha acosado a su hija pretendiendo casarse con ella por la fuerza y violentándola si fuera necesario. Al coincidir con Stoneman le dice que se quiere casar con una mujer blanca y recibe las felicitaciones de Stoneman quien acto seguido se enfadará al descubrir que esa mujer blanca es su propia hija.

La redada en la casa de los Cameron da su fruto: encuentran un traje del Klan y si no llegaran a mediar dos sirvientes negros, el padre de familia habría sido capturado. Huye hasta llegar con su hija a una cabaña habitada por dos soldados unionistas. Tras el susto inicial, los norteños se suman a la causa de los dos sureños para protegerlos de los negros que vienen a apresar y linchar al padre de los Cameron: unión de Norte y Sur frente a un enemigo común: la barbarie negra.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

Todo esto sucede de un modo frenético perfectamente llevado a la pantalla por Griffith, secuencia tras secuencia nos hará ver: la bestialidad de las milicias negras; la ruptura de amistad entre Stoneman (arrepentido del abolicionismo) y Lynch que se quiere beneficiar a su hija con ojos inyectados en sangre; el padre de los Cameron y compañía resistiendo las embestidas de las milicias que van ganando terreno para sacarlo de la cabaña y Ben avanzando en solitario con el uniforme del Klan al galope para proteger a su familia y un goteo incesante de caballeros del Sur sumándose a su partida hasta convertirse en una horda que llega y vence a los negros para acto seguido tomar la ciudad y liberar a la civilización de la barbarie negra, incluido el honorable Stoneman, incluso acompañado por uno de sus hijos.

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP

Cuando han puesto fin a la locura negra del Sur, la película termina con el enlace matrimonial entre las dos parejas Cameron Stoneman, un alarde de supremacía blanca y todo felicidad.

Conclusión

Siento haberme alargado tanto, pero es tan intensa e inmensa la película, y tan intrincada que bien merecía la pena dedicarle todo este tiempo.

Era necesario para poder llegar a la conclusión que ahora compartiré con vosotros, la que enfrenta al genio Griffith con el Griffith racista, (y ahora abordo ese “tercer tipo de racismo” que apuntaba antes) alineado con el KKK en su odio a la derecha norteamericana (el Partido Republicano impulsó el abolicionismo en el Sur). Un racismo violento y agresivo, incluso institucional.

Como director demuestra estar un siglo por delante del cine que se hacía en los precarios años 1910 y su década. Tengamos en cuenta que se trata de cine mudo (con casi 4 horas de película) de una intensidad tal que se nos pasa el tiempo volando. Griffith aportará al cine (no solo en esta película, si no a lo largo de su trayectoria) muchos recursos que todavía hoy se siguen utilizando: las imágenes cenitales para las batallas; los zoom para darnos unos primeros planos que rompen toda una secuencia para hacernos entender lo que piensan, incluso sienten sus personajes. Una gloriosa fotografía en Blanco y Negro que destacará los rasgos de los personajes ahondando en el rasgo racial a través de la iluminación de los personajes… Tantas y tantas cosas… Y sobre todo su juego de captura de imágenes superpuestas dentro de un mismo plano, destacando por igual acciones simultáneas al fondo de la imagen y en primer plano, y también el salto o baile de planos en una misma escena.

Muchos de los negros que aparecen en la película son blancos con la cara pintada de negro, “blackface”. Un recurso kitsch de mal gusto que siguió utilizándose durante décadas (teatro…). Y lo eran porque muchos actores negros se negaron a interpretar a negros infrahumanos, cual bestias salvajes, perezosos, vagos, borrachos, incultos, agresivos y violadores… Bonita imagen de los negros la que nos transmite Griffith. Por esto y por su evidente apología al racismo, al Ku Klux Klan y a la supremacía blanca se ha denostado esta película que sin estos rasgos habría sido uno de los incunables del cine y habría ostentado, sin vergüenza por el racismo, ser considerada como una de las precursoras del cine tal cual lo conocemos (no obstante ocupa un meritorio 44º puesto entre las 100 mejores películas de la Historia del Cine).

El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP
El nacimiento de una Nación - The bith of a Nation - el fancine - Cine bélico - Ku Klux Klan - ÁlvaroGP


Como detalle curioso sobre el Ku Klux Klan, y breve explicación de su nombre, deciros que lo debe a dos cosas: el juego de palabras con el griego Kukloi (círculo) y Klan por el concepto de "clan" cerrado (ascendencia escocesa de muchos de sus primeros miembros); y la onomatopeya del sonido de tres tiempos al armar una carabina.

Menos curios, casi repulsivo es el tratamiento de héroes que ofrece al Klan en la película. Salvapatrias encapuchados que linchan y matan a su antojo sin más medida de la Justicia que la estrecha mira de los agujeros de los capirotes.

Decía al principio que el primer americano (en sentido literal de la expresión pues me refiero a su presidente) fue también su primer espectador, en la Casa Blanca. Pues bien, no se atrevió a criticar la película porque estaba a las puertas de unas elecciones y creyó que una película así podría respaldar su captación de votos en los estados del Sur. Vuelvo a recordar que seguía vigente la segregación racial por aquellos días.

La película originó multitud de sentimientos enfrentados, la crítica (social) se cebó con ella y tampoco faltaron defensores. Hubo incidentes a la salida de las películas, ley marcial y toque de queda por las revueltas que se ocasionaron ante la reacción de muchos blancos que salían del cine con el propósito de ir a linchar negros; incluso hubo un muerto.

Lo único que no nos aclara Griffith es a qué se refiere con el sustantivo "Nación" del título. En este contexto podría significar dos cosas: el nacimiento de los Estados Unidos de América del Norte (que tendría pleno sentido) o al de la Nación Aria que propugna el KKK.

Con todo esto, y ciñéndonos al cine, no podemos negarle el talento cinematográfico a Griffith, incluso como comunicador de masas pues quería trasladar un mensaje y doy fe de que lo logró. Comunicación, incluso propaganda y demagogia a borbotones.