domingo, 2 de febrero de 2014

Un domingo cualquiera

Ficha técnica

Título original: Any given Sunday
Director: Oliver Stone
Año: 1999
Nacionalidad: EE.UU.
Producción: Lauren Shuler Donner, Clayton Townsend, Dan Halsted
Duración: 162 minutos
Guión: Oliver Stone, Daniel Pyne, John Logan
Fotografía: Salvatore Totino
Música: Robbie Robertson
Montaje: Tom Nordberg, Keith Salmon, Stuart Waks, Stuart Levy
      
Ficha artística

Al Pacino (Tony D’Amato)
Dennis Quaid (Jack “Cap” Rooney)
Jamie Foxx (Willie Beamen)
Cameron Diaz (Christina Pagniacci)
James Woods (Dr. Harvey Mandrake)

Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
La película está basada en una NFL ficticia (liga de fútbol americana) pues cuando Oliver Stone les ofreció el guión para que le cedieran los derechos de los equipos reales, la NFL no quiso verse identificada con los contravalores representados en la película.

Contravalores que diezman la dignidad del deporte y lo tiran por tierra reduciéndolo no ya a un espectáculo sino en un negocio lucrativo y basado en el desprecio hacia las personas que lo sustentan.

Lo más lamentable es que probablemente no diste demasiado de la realidad de los deportes profesionales, sea fútbol, baloncesto o fútbol americano.

El deporte destaca los valores más sanos y nobles del ser humano. Las olimpiadas eran la excusa que usaban las polis (ciudades estado griegas) para darse una tregua y respirar durante unos días en paz compitiendo, no por tierras sino por la gloria.

El deporte amateur ensalzaría al deportista que se sacrifica por la honra, el honor, la superación y si a caso por una bandera sin esperar contraprestaciones. El deportista griego que lograba la corona de laureles se convertía de la noche a la mañana en un semidiós de carne y hueso.

El deportista que participaba en las olimpiadas de principios y mediados del s.XX solía ser un aristócrata que disponía del tiempo y los medios para recorrer el mundo y luchar por una medalla.

Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
Pero ésta película no habla de eso. Habla del miedo a ser catalogado de "perdedor", de ser el segundo y no recibir la gloria del vencedor. Habla del fin que justifica los medios y del jugador veterano que ve cómo le mueven la silla porque llega otro muchacho con las fuerzas que él ha ido perdiendo dando codazos para alzarse a lo más alto y ocupar su sitio.

Habla de la corrupción del deporte permitiendo que los médicos se salten su código deontológico en pos de un equipo y los contratos televisivos y publicitarios.

Habla de lo importante que son los medios de comunicación para el deporte profesional y cómo se tergiversa la realidad deportiva hasta perderse por completo el mensaje original de lucha y superación a favor de vivir el momento y sacar tanto partido como se pueda mientras se está en la cresta de la ola.

Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
Por todos estos motivos la NFL no quiso ceder los derechos para que los equipos que aparecieran fueran reales y no ficticios.

Tony D’Amato, el entrenador de los Sharks de Miami es una vieja gloria del equipo que lleva 30 años de su vida viviendo por y para el equipo. Pero ha sido incapaz de evolucionar a la par que éste deporte y la realidad social. Es un romántico empedernido que hace que su equipo vaya de capa caída obstinado en mantener los principios que él conoció en su día y las pautas de juego completamente obsoletas a estas alturas de la vida.

Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
Un domingo cualquiera - Cine y Deporte - el fancine - ÁlvaroGP - Álvaro García
Oliver Stone demuestra una vez mas tener un don para sumergir al espectador en la película. 160 minutos de tensión constante “infiltrándonos” el deporte por los ojos. No escatima a la hora de ofrecer escenas desgarradoras y hacer que nuestros corazones latan al ritmo del de los jugadores sabiendo combinar con maestría escenas de negocios, familiares, históricas y deportivas en el minuto que dura una jugada del partido.

El mérito de la película es hacer sentir a quien la está viendo la tensión que el entrenador demanda a sus jugadores para que vuelvan a tener opciones de poder luchar por la liga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada