miércoles, 22 de enero de 2014

La Naranja Mecánica

Ficha técnica

Título: Casi famosos
Título original: A Clockwork Orange
Director: Stanley Kubrick
Año: 1971
Nacionalidad: Reino Unido
Producción: Warner Bross Pictures / Stanley Kubrick Production
Duración: 137’
Guión: Stanley Kubrick (Novela: Anthony Burgess)
Fotografía: John Alcott
Música: Wendy Carlos
Montaje: Bill Butler
                       
Ficha artística

Malcolm McDowell (Alex)
Warrem Clarke (Dim)
Michale Tarn (Pete)
James Marcus (Georgie)
Richard Connaught (Billy boy)
Philip Stone (Padre de Alex)
Sheila Raynor (Madre de Alex)
Michael Bates (Oficial funcionario prisión)
Godfrey Quingley (Capellán de prisión)
Miriam Karlim (Víctima amante de los gatos)
Clive Francis (Propietario)
Patrick Magee (Frank Alexander)
Adrienne Corri (Sra. Alexander)
David Prowse (Guardaespaldas)
Anthony Sharp (Ministro del Interior)
                                                
Premios: Mejor Película y Mejor Director del Círculo de Críticos de NY

La Naranja Mecánica - El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
La Naranja Mecánica - El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
Película controvertida donde las haya, La naranja mecánica no deja indiferente a nadie, por su violencia física explicita (quizás superada y mejor tratada en Hooligans), violencia sexual, violencia léxica y sobre todo violencia moral.

Todo esto hizo que su estreno en el Reino Unido se retrasara la friolera de 29 años, al prohibirse por petición del propio Kubrick ante la avalancha de protestas y amenazas sobre él y su familia desde muchos sectores de la sociedad.

He mencionado, como punto de partida, la violencia, que llega a ser ultra violencia, y es que sin esta clave no podríamos entender la película, al tratarse de una pandilla de delincuentes comunes que se destacan del resto por sus gustos extravagantes: a la hora de vestir (para identificarse con su grupo), a la hora de hablar (una jerga inventada por Burgess para alienar, si cabe todavía más a los muchachos que se apartan del sistema), y sobre todo por los gustos en sus aficiones, a la sazón: la música clásica (fundamentalmente Beethoven), la ultra violencia y la violación.

La Naranja Mecánica - Alex y los drugos en el Korova Milk Bar bebiendo Moloko - El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
La Naranja Mecánica - Alex y los drugos en el Korova Milk Bar bebiendo Moloko
El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
Alex y sus drugos (nombre por el que se los conoce) representan una visión futurista y pesimista de la Inglaterra de los años 90 (teniendo en cuenta que la película se lanzó en 1971, pero la novela se publicó en 1965). Pesimista, sobre todo en la gran pantalla, porque Burgess intenta reconciliar a Alex con la sociedad reinsertándolo en el último capítulo, cosa que no sucede en la adaptación cinematográfica, seguramente respondiendo a la falta de fe en el ser humano manifestado por Kubrick a lo largo de su filmografía.

Este matiz es fundamental, según mi punto de vista, porque en este caso, el cine tiñe de negro lo que la literatura pretendía abordar como una llamada a la esperanza, y me explico. Si en la novela se resume todo el argumento en la reinserción social de un delincuente, apostando (Burgess) por la humanidad y congraciándose (Alex) con el prójimo, Kubrick obvia este último capítulo y remata la película con un delirium tremens de Alex en el que el espectador se queda pegado a la butaca con un sabor de boca amargo, al observar que dista mucho de haberse “recuperado” de su “enfermedad mental”. Y digo "obvia", a conciencia, pues si bien es cierto que la primera edición estadounidense del libro no lo incluía, Kubrick tenía que conocerlo al menos tras estrechar el vínculo con el autor antes y durante el rodaje de la película.

La Naranja Mecánica - Alex - El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
La Naranja Mecánica - Alex - El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
Entrando dentro de lo subjetivo, me atrevo a sacar mi propia reflexión, la cual enfrentará, en posturas diametralmente opuestas, a Kubrick y Burgess. Y vuelvo a explicarme:

Retomando el concepto de ultra violencia, y los gustos curiosos y depravados de los protagonistas por mezclar música clásica con violaciones, Burgess apuesta por la reinserción social mientras, según mi lectura, Kubrick niega (y para mi esta es la madre del cordero en esta película) la capacidad de reinserción social de un delincuente confeso. De ahí que, si bien la ultra violencia ocupa poco menos de una décima parte de la película, pese sobre el resto de la cinta condenando a Alex de por vida, primero físicamente, al ingresar en prisión,  después moralmente, al salir de ella y seguir pagando por sus delitos al cruzarse una y otra vez con secuelas de su pasado, es decir, con sus víctimas, para rematarlo psicológicamente en el hospital con el Ministro del Interior.

Para más INRI, Alex será utilizado como conejillo de indias en un programa experimental “Ludovico” del Ministerio del Interior inglés con el afán de reinsertar delincuentes en la sociedad. No dejan claro si por convicción moral o sencillamente como demagogia electoralista. Dicho programa incluirá una pseudo lobotomización que le hará rehuir de toda manifestación de violencia como paso previo para su curación y puesta en libertad.

La Naranja Mecánica - Alex en el programa Ludovico - El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
La Naranja Mecánica - Alex en el programa Ludovico
El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
La puesta en escena es fabulosa, eso sí, y para sorpresa de quien lea la novela después de ver la película, veremos que hay muchas cosas “esenciales” para quien tenga la versión de Kubrick en la retina que fueron cambiadas y distan bastante del original, como las vestimentas de Alex y compañía. Detalles al fin y al cabo. Por no mencionar aspectos más escabrosos como las edades de las muchachas que mantienen relaciones sexuales consentidas con Alex, al salir de la tienda de discos (en el libro son niñas de 10 años, y son violadas).

Tan fabulosa que se ha convertido (lo ha sido siempre) en una película de culto, con el consiguiente riesgo de convertirse (y tal fue el caso) en un patrón de conducta imitable por jóvenes de todo el mundo.

La Naranja Mecánica - Alex y los drugos - Paliza al mendigo - El troblogdita - El fancine - ÁlvaroGP
La Naranja Mecánica - Alex y los drugos - Paliza al mendigo
El troblogdita - El fancine
 - ÁlvaroGP

No me resisto a mencionar la mala traducción al español del título original, pues nuevamente, el traductor optó por una traducción literal (las hay peores: las que directamente se inventan y retitulan a su antojo) para llamarla La naranja mecánica, perdiendo el juego de palabras que proporcionaba la palabra malasia "ourang" (por lógica tampoco se habría entendido en la traducción) que significa: "persona"; dando pleno sentido al título una vez leída la novela, o vista la película y comprender el lector el automatismo de la persona tras el tratamiento al que se somete a Alex.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada