jueves, 2 de mayo de 2013

Moros y cristianos

Ficha técnica:

Director: Luis García Berlanga
Título original: Moros y cristianos
Nacionalidad: España
Año: 1987
Producción: Estela Films, Cameo
Duración: 116’
Guión: Luis García Berlanga y Rafael Azcona
Fotografía: Domingo Solano

Ficha artística:

Fernando Fernán Gómez (Fernando Planchadell)
Agustín González (Agustín)
Rosa María Sardá (“Cuqui”)
Pedro Ruiz (Pepe)
Andrés Pajares (Marcial)
Verónica Forqué (Monique)
José Luis López Vázquez (López)

Moros y cristianos - Cine español - Periodismo y Cine - Cine y Gastronomía - ÁlvaroGP - el fancine
Moros y cristianos - Cine español - Periodismo y Cine - Cine y Gastronomía - ÁlvaroGP - el fancine

Volvemos a cruzar nuestros caminos con el cine de Berlanga. Ya lo hicimos cuando presenté La vaquilla.

Y nuevamente veremos una radiografía del español de a pie reflejando la realidad social de una familia esperpéntica en la que ninguno destaca precisamente por su coherencia, pero todos podrían hacerlo por lo extravagante y rebuscado. Sobre todo disfrutaremos con las personalidades rocambolescas de los personajes, (no menos rocambolescos), con que nos deleita.

Película filmada en 1987 que acierta de pleno con aspectos propios de nuestra reciente Democracia.

Habla de una familia de turroneros de Jijona que se traslada hasta Madrid para promocionar su turrón, que responde a los apellidos de los familiares, “Planchadell y Calabuch”, cuyo patriarca, Fernando, se agarra a la costumbre y la tradición manifestándose contrario a cualquier avance que venda artificialmente su producto, lejos de la única cualidad que él destacaría a la hora de hacerlo llegar al gran público: la cantidad y calidad de almendra.

También aparecerá el debate sobre el origen del turrón, y como siempre, unos defenderán la ascendencia árabe y otros mediterránea, (catalana para Santiago).

Vienen a Madrid para participar en una muestra gastronómica alquilando un stand con la falsa promesa de uno de los comerciales de la feria de posicionarles en el pasillo central para ser protagonistas cuando las infantas inauguren la feria y se paren para fotografiarse con su turrón, (llegan a especular con la posibilidad de añadir una leyenda en la caja: “Proveedores oficiales de la Casa Real”.

Al llegar a Madrid, los hijos de Fernando, Pepe y Agustín, no harán más que cuentas para vender a su padre lo interesante de la promoción de su producto, de ahí la participación en la feria. Sin embargo, por azares del destino, acabarán en casa de “Cuqui”, la hermana que llegó a Madrid y prosperó con la intención de entrar en la política nacional. Justo cuando llega su familia a Madrid ella se estará preparando para las elecciones en las que aspira a ser elegida como diputada. De ahí a caer en las manos de López, un asesor de imagen, el de Cuqui, para más señales, será todo uno, y eso no hará sino complicar la trama.

Cada vez que veo esta peli, después de ser el gerente de la Patronal de la Comunicación en España (ADECEC: Asociación de Empresas Consultoras en Relaciones Públicas y Comunicación) no puedo evitar ver en ella la cara distendida y divertida de Días de vino y rosas, la película que mejor ilustra lo descarnado del mundo de las Relaciones Públicas. Esta también, ojo, ironizando y ridiculizando a los "RRPP" pero con una sonrisa perenne.

Una de las consecuencias de la aparición de López será el cambio del nombre del turrón, dejará de llamarse “Planchadel y Calabuch”, para denominarse: Moros y Cristianos, metiéndose de lleno en las raíces del turrón (y del propio Berlanga), aprovechando la tradición alicantina de la fiesta homónima, (hoy en vías de extinción, no por falta de arraigo, sino por la censura de “lo políticamente correcto” y la vergüenza por defender nuestras señas de identidad).

Ferias, marketing, políticos, servicios domésticos compuestos por inmigrantes, asesores de imagen, la televisión, (Con las manos en la masa), los amigos de Felipe González, (en concreto Coll y su afición al billar), la Casa Real, premios internacionales, (de dudosa reputación), “paletos” en la Capital, (según refleja Berlanga), pensar que al tener un pariente en política te abre las puertas a todos los “trapicheos”, y el Hola… Todos ellos son los ingredientes de la película, esperpento al margen, una extraordinaria caricatura de la España democrática que abre las puertas a la modernidad sin poder desprenderse de algunos rasgos “casposos” propios del cine de berlanga, no por casposo en sí mismo, sino por su maestría al reflejar lo más mezquino y “cutre” de nuestra sociedad.

Moros y cristianos - Cine español - Periodismo y Cine - Cine y Gastronomía - ÁlvaroGP - el fancine
Moros y cristianos - Cine español - Periodismo y Cine - Cine y Gastronomía - ÁlvaroGP - el fancine

Película salpicada por los “cameos” o apariciones de personajes famosos en papeles secundarios: José Luis Coll, Antonio Resines, Juan Tamariz, Olga Viza, Chus Lampreabe…

Asimismo, la película, fuera de estereotipos y críticas (propias del género en el que se enmarca), es un espejo de la emergente economía española, asumiendo valores occidentales de la economía de mercado fielmente reflejados en la tradición ferial, en el marketing, las relaciones públicas y los inevitables, y menos celebrables comportamientos, contactos con la Administración (para “apadrinar” una marca). Refleja pues, una España metida de lleno en el mercado de consumo, en la prosperidad democrática y el sueño americano “Made in Spain” en el que para triunfar hay que pasar obligatoriamente por el centro financiero de la nación: Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada