martes, 7 de mayo de 2013

Mogambo


Ficha técnica

Título original: Mogambo
Director: John Ford
Nacionalidad: USA
Año: 1953
Producción: MGM
Duración: 111 minutos
Productor: Sam Zimbalist
Guión: John Lee Mahin, Wilson Collison
Fotografía: Technicolor
Montaje: Freddie Young, Robert Surtees
                       
Ficha artística

Clark Gable (Victor Marswell)
Grace Kelly (Linda)
Ava Gardner (Eloise Kelly)
Donald Sinden (Donald Norley)

Premios y nominaciones

Nominación al Oscar a la mejor actriz y a la mejor actriz de reparto 1953.
                                              
Victor Marswell, (Clark Gable), de oficio cazador en Kenia, ofrece los servicios de su empresa a zoológicos capturando presas que le permitirán seguir viviendo de lo que más le gusta, la vida salvaje y en libertad.

En Kenia se desarrolla toda la película, lejos de los lazos familiares, ausentes las responsabilidades maritales, y libre como las presas a las que busca, persigue y da muerte.

Su vida transcurre dentro de estos parámetros hasta que se cruza en su camino la pieza más exótica, o mejor sería decir, las piezas más exóticas que podría haber imaginado. Pues serán y le harán perder el norte.

La primera en aparecer será Ava Gardner, (en el papel de Eloise), un corazón dolido escudada en su caparazón tras las experiencias de su ajetreada vida sentimental y como artista de Broadway. Un personaje duro y correoso que sacará de quicio al Sr. Marswell en más de una ocasión; una fiera que incluso en lo más profundo del continente africano destacará por la rudeza de su comportamiento y la falta de buenas maneras que delatan su azarosa vida.

El Sr. Marswell se verá obligado a convivir con ella y en ciertos momentos se sentirá atraído, desconcertado y divertido por su huésped.

La trama se complicará cuando haga aparición la segunda mujer, Linda, (Grace Kelly), con una belleza opuesta a la de Eloisa, quien acompaña a su marido, Donald Sinden, (que interpreta a Donald Norley, un antropólogo en busca de imágenes de gorilas en libertad).

A partir de este momento, John Ford, sabrá conjugar con maestría el desorden emocional de sus personajes haciendo que la vida sencilla y despreocupada del Sr. Marswell se vaya complicando minuto a minuto, escena tras escena, aprendiendo a conocer y reconocer sus sentimientos y debilidades.

Magnífica contraposición de personajes recuperando uno de los mitos más latentes en la literatura anglosajona, en la que Charles Dickens plasmara con naturalidad la manera de juzgar y prejuzgar la naturaleza femenina sin más estudio que el más superficial: su físico.

Y digo “de la literatura anglosajona” pues sería interesante partir de la premisa que hace la siguiente distinción: Según los anglosajones, primero en la literatura, y después en el cine, hay dos tipos de mujeres, la pura y virginal, de tez pálida, ojos claros, cabello liso y rubio, sumisa, culta, frágil y fiel amante de su marido, (no cabe duda de que nos referimos a Linda), y el segundo tipo de mujer, más mediterránea, morena, levantisca, a veces promiscua, (para ellos) de ojos y piel oscura, cabello rizado y en ocasiones, las mismísima representación del diablo en la tierra.

Y entre estas dos antítesis se encontrará el Sr. Marswell, dejando entrever que no es el hombre seguro de sí mismo, decidido y tranquilo que ha pasado duras temporadas de caza huyendo del compromiso, alejado de la sociedad, hasta que la tentación se presenta en su propia casa y por duplicado, haciendo que leones, leopardos, panteras, gorilas e hipopótamos queden reducidas a simples fierecillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada