jueves, 2 de mayo de 2013

Los amigos de Peter


Ficha técnica

Título: Los amigos de Peter
Director: Kenneth Branagh
Año: 1992
Título original: Peter’s Friends
Nacionalidad: Reino Unido
Productora: Kenneth Branagh
Duración: 101’
Guión: Rita Rudner, Martin Bergmann
Fotografía: Roger Lanser
Música: Recopilación de los años 80.

Ficha artística

Stephen Fry (Peter)
Kenneth Branagh (Andrew)
Emma Thompson (Maggie)
Hugh Laurie (Roger)
Omelda Stauton (Mary)
Alphonsia Emmanuel (Sarah)
Rita Rudner (Carol)


Si tuviera que definir, o resumir esta película con una sola palabra, diría que es entrañable.

Una película en la que el protagonista, Peter, tras la muerte de sus padres decide tomar la iniciativa de volver a reunir a toda la pandilla de la Universidad tras diez años de saber un poco los unos de los otros, pero no haberse vuelto a reunir desde entonces.

Peter lo hará con la mejor intención, para pasar un buen rato, para recordar viejos tiempos y para apoyarse en ellos en el mal momento de su vida que está pasando, pues las penas, con amigos, siguen siendo penas, pero menos.

Creo acertar si digo que el resultado es un éxito, pero no será un camino de rosas, pues en el par de días que se reúnen para celebrar la Noche Vieja y dar la bienvenida al Año Nuevo, será una carrera de obstáculos al ir poniendo cada cual su vida privada sobre la mesa.

Todos han ido saliendo adelante, en general bastante bien, pero sus corazones, en la mayoría de los casos, no han podido seguir el ritmo de sus cuerpos y de sus mentes. Y casi todos lo descubrirán en la Noche Vieja de 1992, al calor de la amistad, algunas copitas de más y en algunos casos tras alguna que otra aventura de más… O de menos.

Es una película que hace que aflore el crío que tenemos todos dentro. Pretende desabrochar el corsé de los convencionalismos y quitarnos las caretas delante de los amigos, ventilar miedos, complejos, anhelos del pasado y del presente, vergüenzas... Pues si en ellos no podemos confiar, apaga y vámonos.

Y eso hacen todos. Unos con matrimonios arruinados emocionalmente, otros con grandes pérdidas insuperables o por lo menos no superadas, otros que no han sabido cambiar el “chip” y siguen anclados en el pasado, otros que han madurado a golpes, otros casados con el éxito pero divorciados de la felicidad, otros con desórdenes alimenticos o sexuales y otros que han aprendido a enjuagar sus penas en el alcohol.

Una maravillosa película con una no menos maravillosa banda sonora. Acierto total cuando nos encontramos que minuto a minuto, la pelicula irá reviviendo las experiencias de los protagonistas rescatando la música de la década de los 80, perfectamente enmarcada ya desde el principio cuando los títulos de crédito nos muestran las instantáneas sociales y políticas más importantes de dicha década.

Kenneth Brannagh… En su línea. Para mi es un tipo con dos caras. La del gran actor, porque lo es, y la de la persona enamorada de si mismo que trata de robar protagonismo a todos los que le rodean en la pantalla. No puede evitar una y otra vez, asumir el peso de todos los guiones y emplazarse como la piedra filosofal de todos ellos resultando en ocasiones, repetitivo al interpretarse y reinterpretarse a sí mismo. Pero así con todo, gran trabajo el suyo y gran película nos ha brindado.

Stephen Fry: ¡fantástico!

Y Emma Thompson, gran dote interpretativa pero, (y con perdón), siempre me ha recordado a Mussy, la fraggle, y en esta película mas que nunca.

Hay momentos estelares, pero yo me quedo, sin dudarlo, con el paseo de Peter por el jardín con la canción Give me Strength de Eric Clapton, (“Dios mío, dame fuerzas para seguir…”).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada