jueves, 2 de mayo de 2013

La dolce vita


Ficha técnica

Director: Federico Fellini
Año: 1960
Título original: La dolce vita
Nacionalidad: Italia
Producción: Giuseppe Amato, Angelo Rizzoli
Duración: 174’
Guión: Federico Fellini, Ennio Flaiano, Tullio Pinelli, Brunello Rondi
Fotografía: Otello Martelli
Música: Nino Rota
Montaje: Leo Cattozzo

Ficha artística
Marcello Mastroianni (Marcello)
Yvonne Furneaux (Emma)

Premios: Oscar Mejor Diseño de Vestuario.
Palma de Oro en Cannes.

Nominaciones: Oscar a la Mejor Película Extranjera.


La dolce vita - Periodismo y Cine - Paparazzi - el fancine - el troblogdita - ÁlvaroGP
La dolce vita - Periodismo y Cine - Paparazzi - el fancine - el troblogdita - ÁlvaroGP


Hoy centraremos el comentario de la película en dos grandes temas:

El primero: la falta de comunicación, paradójicamente al tratarse de una peli que ilustra la temática del Periodismo y Cine, lo que es igual cine y comunicación.

El segundo: la aparición de la figura del “paparazzo”, comúnmente conocido en el resto del mundo como “paparazzis”, envuelto en la prensa rosa.

La incomunicación será una constante a lo largo de la película. Marcello, periodista (y escritor en ciernes), es un reputado profesional que se ha ganado el respeto de sus colegas de profesión así como de las personas de las que habla por su exquisito gusto a la hora de abordar la prensa rosa desde un punto de vista moderado, y digo moderado porque dicha prensa, la rosa, (prensa con minúsculas: no aporta nada a la profesión y por el contrario dilapida su reputación, siemrpe bajo la excusa del público que la consume, y no deja de ser cierto, lamentablemente).

Sin embargo, su planta, su forma de hacer y de ser, harán que poco a poco, vaya involucrándose en la “jet set” de la que habla, adquiriendo los vicios y gustos de una clase social que le supera en cuanto a las posibilidades.

Incomunicación como constante, decía, y tal será su caso, pues no será capaz de entenderse con su amada/odiada novia, Emma, así como confesará que a estas alturas de su vida, nunca llegó a conocer a su padre, quien aparecerá en la película para protagonizar uno de los muchos episodios dantescos de la misma. Incomunicación con sus amigos, y de entre ellos, destacaría a Steiner, el intelectual perfecto a quien Marcello admira y considera como su mejor amigo, a pesar de no haberlo visto más que un par de veces en toda su vida, y a quien desea parecerse por resultar a sus ojos, el paradigma de la felicidad, (culto, inteligente, distante, buena familia, maravillosa esposa, dulces hijos y una gran reputación).



Y mencionaba antes a los “paparazzi”: esos personajes molestos que acosan a los famosos hasta la saciedad para conseguir una foto comprometida y venderla a la prensa basura del corazón. Se sirven de las entrañas y de cómo se devoran esas entrañas los unos a los otros, como hienas urbanas en busca de carnaza, hiena a sueldo de la prensa rosa que les envía a hurgar en las heridas para repartirse la carnaza.

Mencionar un dato curioso que demuestra la transcendencia de esta película. Los fotógrafos llamados “paparazzi, plural de paparazzo), recibieron este nombre o apelativo por el nombre de Paparazzo, personaje secundario de La doce vita que acompaña a Marcello en sus andanzas, siempre cámara en mano presto para recoger una instantánea. Fue tal la repercusión de este largometraje, y tan fiel el reflejo de esta clase de profesional, que desde entonces se les conoce como paparazzi en todos los rincones del planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario