miércoles, 1 de mayo de 2013

Hooligans

Ficha técnica

Título: Hooligans
Director: Lexi Alexander
Año: 2005
Título original: Green Street
Nacionalidad: UK
Producción: Donald Zuckerman, Deborah del Prete
Duración: 109’
Guión: Lexi Alexander, Dougie Brimson, Josh Shelow
Música: Jason Bentley, Terence Jay

Ficha artística

Elijah Wood (Matt Buckner)
Charlie Hunnan (Pete Dunham)
Leo Gregory (Bower)
Claire Forlani (Shannon Buckner Dunham)
Marc Warren (Steve Dunham)
Ross McCall (Dave)
Rafe Spall (Swill)
Kieran Bew (Ike)
Joshua Kennedy (Lad)
Geoff Bell (Tommy Hatcher)
Terence Jay (Jeremy Van Holdem)
Joel Beckett (Terry)


Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Hooligans y periodismo… Una mezcla explosiva.

Si bien el periodismo no es el protagonista en esta película, es el detonante de cuanto sucede.


Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Matt Buckner, estudiante de periodismo en Harvard es expulsado de la universidad por traficar con cocaína. Drogas que no eran suyas, sino de Jeremy Van Holdem, su compañero de habitación en Harvard.

Jeremy logra evitar que el echen haciendo que Matt cargue con toda la responsabilidad del delito. Jeremy pertenece a una saga familiar de licenciados en Harvard, lo que le impulsa a pagar a Matt una elevada suma de dinero, a cambio de arruinar su carrera, salvaguardando la reputación de su apellido. Matt accederá sobrepasado por las circunstancias, y con el dinero, que al principio se negaba a coger, compra un billete de avión para ir a Londres, a visitar a su hermana.


Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Empieza un viaje propio del subgénero de la literatura de viajes. Un viaje que simboliza una huida, un viaje que te hace madurar, a golpes casi siempre, un viaje introspectivo que te exilia, física y mentalmente, y te hace encontrar a tu verdadero “yo”.

Y Matt se encontrará en el camino con su verdadero yo.

En Londres conocerá a Steve Dunham, su cuñado, y al hermano de éste, Pete.

Pete es un hooligan del West Ham Utd., equipo de poca relevancia en las tablas clasificatorias de la Premier League, pero con gran tradición arraigada en Londres y unos seguidores fieles, (alguno de ellos violentos).

Matt acompañará a Pete al Abbey, el pub en donde se reúnen los hooligans del West Ham, y conocerá a toda la pandilla de Pete, cayendo bien a todos menos a la mano derecha de Pete, Bower. Tras las presentaciones y unas cuantas rondas de pintas de cerveza, le llevarán a un partido del West Ham contra el Birmingham, en casa, y a partir de aquí habrá una espiral siempre creciente de violencia en la película, que paulatinamente irá integrando a Matt en el inframundo de violencia callejera que enfrenta a los seguidores de unos equipos con otros.

Antes de entrar en el Abbey y de presentarle a sus amigos, Pete explica a Matt que los hooligans, (amén de a los seguidores ultras de otros equipos), odian a muerte a periodistas y a policías. Temen que tergiversen sus acciones en la prensa, que los detengan y juzguen, o que les metan “infiltrados” entre sus filas, por lo que sienten recelo, profundo recelo, hacia las nuevas caras, temiendo las traiciones.

Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Hay que reconocer que el trato de la violencia es “exquisito” en esta película, si sirve la expresión.

Existe la violencia psicológica, que enfrenta a Matt con Bower, un tipo que es violento compulsivo.

La violencia física será explicita en cada escena de peleas. Y peleas, al hablar de hooligans, hay unas cuantas. No obstante, la primera pelea empieza en la primera escena, y se macera desde el minuto uno de la película.

Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Hablo de violencia, aunque para hacer justicia a la realidad, debería decir “ultra violencia”, pues es el verdadero hilo argumental: la fidelidad a una banda de amigos, al grupo, a unos colores, a un equipo de fútbol, estrechando lazos de amistad con puñetazos, borrando rencores con patadas, aplastando diferencias a base de tabiques nasales rotos.

Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Matt descubrirá que la fragilidad del cuerpo es relativa, y también que la violencia puede llegar a ser adictiva.

Fragilidad relativa en tanto en cuanto, si bien al principio teme meterse en las refriegas, se descubrirá a sí mismo, no cuando se convierte en una bestia parda capaz de tumbar a un armario de dos metros a puñetazos, sino cuando descubra que un puñetazo no te mata, una costilla rota se cura, un ojo morado es un pasaporte para ligar y la sangre tiene un regustillo a… Orgullo.

Adictiva porque al superar el miedo a ser agredido, aprenderá a comunicarse a través de los nudillos, recibirá las felicitaciones del grupo y se sentirá protegido, asumiendo como propios, códigos de conducta nunca escritos…


Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

¡Ni un paso atrás, pelea!, o como dicen en la versión inglesa: “Stand your ground, and fight!”…

Quiere esto decir, que no importa que sean veinte contra diez, o diez contra veinte, si se da la ocasión para pelear, no puedes dar un paso atrás, primero caer vapuleado que recibir un insulto por cobarde, por dar la espalda al enemigo, por dejar en evidencia a los tuyos, o por ser tachado de desleal, que caer con los tuyos tiene un puntito romántico, pero abandonarlos y dejarlos en la estacada es humillante. Siempre hacia delante, tomando la iniciativa a cara de perro.

La relación de los hooligans con los periodistas es de odio visceral. Ellos viven su inframundo y no comprenden a la prensa, que al hablar de ellos los tachan de lacra del fútbol, cuando se erigen en paladines de sus respectivos equipos, trasladando la lid y el sudor del césped, al asfalto bañado con sangre.

De ahí que Matt oculte sus estudios a medio terminar. La espiral interminable e infatigable de violencia, siempre aumentando no hará sino multiplicarse cuando vuelen los fantasmas del periodista que lleva dentro.


Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Periodistas, policías, equipos rivales... Pero por encima de todo: Millwall, el gran rival, y no dentro del campo, sino en la calle. Cuentas pendientes con el paso de los años que hacen que ambas hinchadas se vayan guardando rencores y odios a la espera de coincidir en un partido oficial para volver a enfrentarse y tomar venganza por hechos acontecidos en el pasado... Y de entre todos los hooligans del Millwall, su líder, Tommy Hatcher, quien ha perdido el norte por culpa de sus vivencias como hooligan.

Cuando creamos que la película ya no puede ser más violenta y agresiva, entonces, nos vapulea y nos deja clavados en el asiento.

Decía al principio que esta película es un viaje:

Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia
Hooligans - El fancine - El troblogdita - ÁlvaroGP - Cine y Periodismo - Ultraviolencia

Externo, porque implica un viaje y traslado de continente del protagonista.

Interno porque Matt viajará hasta lo más profundo de su ser para conocerse, y en la ultra violencia, reconocerse… Y gustarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario