miércoles, 8 de mayo de 2013

El otro lado de la cama

Ficha técnica

Título original: El otro lado de la cama
Director: Emilio Martínez Lázaro
Año: 2002
Nacionalidad: España
Producción: Telespan
Montaje: Ángel Hernández-Zodio
Duración: 100’
Guión: David Serrano
Fotografía: Juan Molina
Música: Roque Baños
Coreografía: Pedro Berdäyes
                       
Ficha artística

Ernesto Alteiro (Javier)
Paz Vega (Sonia)
Guillermo Toledo (Pedro)
Natalia Verbeque (Paula)
Alberto San Juan (Rafa)
María Esteve (Pilar)

Premios

Goya al Mejor Sonido en 2002.


La vida en pareja puede truncarse y volverse monótona. Este podría ser uno de los diagnósticos para las parejas que protagonizan esta comedia. Comedia – musical, género, o combinación de géneros con que nos sorprenderá Emilio Martínez Lázaro en su vuelta a la dirección. Y digo extraña combinación porque si bien, el cine español es muy rico en comedias, no lo es tanto en musicales, los cuales se pueden contar con los dedos de una mano en nuestra filmografía.

Así pues, nos encontramos con dos géneros combinados con relativa maestría, el musical, bebiendo de la música de los 80, rescatando canciones de Hombres G, Kiko Veneno… Y la inestimable colaboración de Coque Maya, autor del tema principal de la película: No sé qué hacer.

La vida en pareja, el amor y el desamor, posiblemente el tema por antonomasia en el cine, y casi con toda seguridad, el desamor se impondría al resto con cierta facilidad.
La película gira en torno a dos parejas, Javier – Sonia y Pedro – Paula, parejas que al cabo de un tiempo tal vez necesitaran un alto en el camino para saber qué se espera en el próximo paso, si tal procede.

Los primeros en romper el equilibrio y saltarse las normas serán Javier y Paula, que serán infieles a sus respectivas parejas rompiendo la complicidad de ambas y la confianza de los respectivos amigos, pues ambas parejas son amigos. Aquí aparecerá pues el último tópico de la película, la mentira, pues todo el guión discurrirá en torno a la mentira.

La mentira que hace temblar los cimientos de las parejas, la mentira que viciará las amistades entre ellos, la mentira que hará que ellas cieguen los sentidos de ellos y qué más puedo mencionar, toda la película es una enorme mentira, y sobre todo, un perfecto equilibrio, con suerte, pero equilibrio entre mentiras, falsas verdades y verdades a medias.

Esto en cuanto a los protagonistas de la película, porque luego salpicarán el guión con personajes secundarios que servirán para redondear la película apoyando a unos amigos con el corazón roto en otros, alimentando los morbos y las suspicacias, como es el caso de Rafa, un amigo común, taxista, que alardeará todo el tiempo de su relación con su novia a la que es infiel desde siempre y al que romperá el corazón cuando le comunique que tiene otro amor.

Mentiras, mentiras y más mentiras. Antes hablaba de amor y desamor, pero cuanto más escribo más cuenta me doy que la mentira es la verdadera protagonista de la película. Las parejas se mienten con amantes, a los amantes se les miente con falsas expectativas, a los amigos se les miente con sus parejas y a los otros amigos se les miente ocultando las verdades sin fin… Todo mentiras, pero justificables, como los personajes pensarían.

Y final feliz, que para los tiempos que corren no viene nada mal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario