jueves, 2 de mayo de 2013

Cómo entrenar a tu dragón

Ficha técnica

Título: Cómo entrenar a tu dragón
Título original: How to train your dragon
Dirección: Dean DeBlois y Chris Sanders
Año: 2010
Duración: 98”
Nacionalidad: USA
Porductora: Dreamworks

Cómo entrenar a tu dragón - el fancine - el troblogdita - AlvaroGP

De cómo el pobre, que no destaca en nada, pero pone empeño en todo, hará cuanto esté al alcance de su mano para retener la mirada de su amada, Astrid, y hacer que ella descubra que existe.


Cómo entrenar a tu dragón - el fancine - el troblogdita - AlvaroGP

Astrid es la quintaesencia de una mujer vikinga: arrojada, directa, dura de pelar, valiente, no conoce el miedo, decidida y orgullosa. Esto en cuanto al carácter, porque si le sumamos que es arrebatadoramente bonita, hasta quitar el “Hipo”, (casualmente, así se llama nuestro protagonista), unos ojos que paralizan y congelan, de un hermoso y profundo azul… Pues entendemos perfectamente al pobre enamorado.

Así pues, Hipo, que para colmo es el hijo del jefe del Clan, Estoico, vikingo fuerte y ejemplar. Avergonzado de su hijo desde que naciera, al no responder a ninguno de los patrones de un vikingo, pues resulta enclenque y pese a su decisión, poco válido a la hora de hacer lo que todo vikingo ha nacido para hacer: luchar. Y en el caso de esta película, nada menos que contra dragones.

A partir de ahí, la película, dentro de su sencillez, encandila. Por original y divertida, por entretenida y enérgica.

Cómo entrenar a tu dragón - el fancine - el troblogdita - AlvaroGP

Pues es bien cierto que los vikingos, más allá de la leyenda romántica que les convierte en feroces guerreros: lo eran. Aun más de lo que podamos imaginar. Y si no, que se lo pregunten a los pueblos europeos, que los padecieron durante siglos.

Desde Escandinavia hasta España hicieron de las suyas. Tomaron ciudades, asaltaron puertos, hundieron tantos barcos como se cruzaron, y los hay que hasta les otorgan el privilegio de haber sido los primeros en llegar al nuevo mundo, lo cual todavía está por verse. Pero no sería de extrañar, con sus drakar atravesaron mares y corrientes, remontaron ríos y burlaron vientos, llegando a someter a la corona inglesa obligándoles a pagar tributo e impuestos a cambio de no saquear sus aldeas costeras, el llamado “Danegeld”, (oro danés), fundando ciudades, como Jorvik, (actual York), en cuyo patrimonio encontramos ruinas y genes vikingos.

Cómo entrenar a tu dragón - el fancine - el troblogdita - AlvaroGP

Unos vikingos que no conocían el miedo, que no se rendían jamás, que antes de aceptar que les retaran: retaban. Que por mucho defenderse usaban casco, escudo y cota de malla, eso los vikingos al uso, que sus guerreros más temidos, (y temibles eran todos), eran sus berserker, guerreros que usaban el hacha de doble filo de dos manos, y se arrojaban desnudos al fragor de la batalla. Eso sí, sin reparar en rebanar la cabeza a propios o extraños, que cuando entraba en éxtasis, el berserker no tenia más alma que la que le transmitía su hacha, y el ansia por cortar cabezas no frenaba su mano “fueras de los suyos o de los otros”.

La vikinga era una cultura que hacía de la guerra su motivo de existencia. Navegaban como los ángeles entre las nubes, pero siempre con el mismo fin: inyectar los ojos en sangre y arrancar cabezas a pares, que si en vez de dar la muerte, la encontrabas, era aun mejor; Valhala te esperaba con bellas valkirias para agasajarte en la mesa de los valientes…

Pues bien, en la película que nos concierne hay vikingos y hay dragones, dragones que hay que matar y exterminar, porque son enemigos declarados de todo cuanto se mueve…

Cómo entrenar a tu dragón - el fancine - el troblogdita - AlvaroGP

Y en su muerte, o en cómo matarlos es en lo que emplean la mayor parte de su tiempo, entrenando desde chiquititos, como los protagonistas de la película, hasta convertirse en temerarios cazadores de dragones.

Recibir el escudo, el hacha y el casco… (Y por favor, para quienes vean la película, que nadie olvide percatarse de cuál es el origen del casco que usa Hipo, que es para hacer mención aparte, pero me lo callo por respeto a los que todavía no la han visto).

Cómo entrenar a tu dragón - el fancine - el troblogdita - AlvaroGP


Pueblo pescador que gustaba de los ahumados como método para conservar sus arenques y salmones, (mencionaba antes Jorvik, o York: recomiendo visitar esta ciudad, así como el Jorvik Viking Center, un museo etnográfico que reproduce fielmente el origen de la ciudad reproduciendo una aldea vikinga en el subsuelo de la ciudad), ganadero y poco amigo de la agricultura, fundamentalmente por las escasas cosechas que arrojaban sus tierras sumidas en un invierno de nueve meses con una capa de nieve casi perenne.

Vemos en la película cómo beben cerveza como si fuera agua, cervezas, hidromiel y festines copiosos celebrando sus incursiones en territorios hostiles, no de otros clanes, en esta película, sino de los dragones. Dragones cuyo vínculo se logrará compartiendo el alimento: alimentar a tu mascota y mas aun, comer de lo que la has dado de comer hará que se superen las diferencias con estas criaturas.

Y todo esto, como decía al principio, enmarcado en el cuerpo de un muchacho que en principio, no vale para convertirse en guerrero, ni en cazador, pero que usará lo que más tiene, ingenio, optimismo compulsivo y un carácter de solucionador que hará que luche y luche por lograr su meta, pasando por los dragones que tenga que pasar, hasta lograr, (o morir en el intento), enamorar a su vikinga rubita y fierecilla que reparte estopa con la furia de un berserker, demostrar a la aldea que es un vikingo válido y hacer ver a su padre que sí tiene por qué y por quién sentir orgullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario