martes, 7 de mayo de 2013

Cha cha chá


Ficha técnica

Título original: Cha Cha Chá
Nacionalidad: España
Producción: Sogecine, Telecinco, Canal+ España
Montaje: Miguel Ángel Santamaría
Duración: 105’
Guión: Fernando León, Carlos Asorey y Antonio del Real
Fotografía: Juan Amorós AEC
Música: Pablo Miyar
                       
Ficha artística

Eduardo Noriega (Antonio)
Jorge Sanz (Pablo)
Ana Álvarez (Lucía)
María Adánez (María)
Gabino Diego (Amigo plasta)

Comedia romántica sin pretensiones hecha para lo que se suponía que estaba hecho el cine en sus orígenes: entretener. Y esta entretiene y además, divierte, con lo que matamos dos pájaros de un tiro.

Al decir que es una película sin pretensiones me refiero a que no es una obra maestra del cine, ni lo pretende, cosa que pierde a muchas otras películas, igualmente normales, pero que aspiran a comerse a la crítica, el público, las taquillas y reposar en las "videotecas" (suena añeo) de todos los eruditos.

Esta no.

Tiene un planteamiento sencillo: dos amigas enamoradas de un mismo chico, Pablo, (Jorge Sanz), que para el colmo, es el novio de una de ellas, María (María Adánez). Todo se desarrollará en torno a estos tres personajes, un amorío a tres bandas, desequilibrado con la entrada en escena de Antonio (Eduardo Noriega), un modelo, (también con novia), al que contratará Lucía, (Ana Álvarez) con el propósito de enamorar a María y quedarse con Pablo.

Y de aquí, como es normal en este género, no tardaremos nada en saltar, o caer en el enredo, comedia de situación que se desarrolla en un Madrid reconocible, pues no se remontan al pasado ni se adelantan en el futuro, son parejas (personajes) que viven en nuestro día a día, con nuestros gustos, debilidades, compromisos sociales, pudores y diversiones… La música, el baile, el cine, la gastronomía, exposiciones de arte, el fútbol, (en concreto el Real Madrid), y tantas cosas que todos reconocemos porque la película podría perfectamente estar hablando de cualquiera de nosotros, de nuestros amigos, de nuestros vecinos.

Por todo esto decía que es una película sin pretensiones, porque en el fondo, lo que busca es que pasemos un buen rato y nos riamos. Que intuyamos o no el final desde el principio de la película es lo de menos, lo que quiere el director, (Antonio del Real) es que nos riamos y en algunos momentos, hasta que nos sintamos identificados con los dilemas de los personajes, con sus problemas morales y con las soluciones rocambolescas que nos plantea.

Antonio Noriega y Jorge Sanz: estos dos actores serán el verdadero acierto de la película. Partiendo de su calidad como actores, irrefutable, del Real ha sabido seleccionar a las dos figuras (sex symbol) masculinas del cine español de los últimos veinte años.

El más conocido de los dos (en su momento) era Jorge Sanz, el galán de moda de finales de los 80 y principios de los 90. Pero no se le queda atrás Eduardo Noriega, el nuevo galán que recogió el testigo de Jorge. Cada uno con su encanto. Y sobre todo sabiendo actuar, cosa rara en estos días.

Así pues, abrió la coctelera y metió a los dos rompecorazones de nuestras pantallas, y luego añadió otras dos bellezas, Ana Álvarez y María Adánez, como contrapeso femenino para esta historia, perfectamente identificables con cualquier joven de los 90, y el resultado fue un éxito. Moderado, sí, pero éxito al fin y al cabo.

Por no mencionar a Gabino Diego, quien aparecerá cada dos por tres, cuando menos lo esperemos haciendo de amigo plasta de Lucía, porque la desea, y no se rinde jamás. Lo caracterizan (creo) un poco más feo de lo que es para que sirva de contrapunto a los otros cuatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario