martes, 30 de abril de 2013

Slumdog Millionaire

Ficha técnica

Título: Slumdog Millionaire
Director: Danny Boyle
Año: 2008
Título original: Slumdog Millionaire
Nacionalidad: UK
Producción: Christian Colson
Duración: 119’
Guión: Simon Beaufoy, (novela: Vikas Swarup)
Fotografía: Anthony Dod Mantle
Música: A. R. Rahman
Productora: Pathé

Ficha artística

Dev Patel (Jamal Malik)
Madhur Mittal (Salim Malik)
Freida Pinto (Latika)
Anil Kapoor (Prem Kumar)

Premios: Oscar Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Adaptado, Mejor Montaje, Mejor Fotografía, Mejor Banda Sonora, Mejor Canción, Mejor Sonido.

7 Premios BAFTA, 4 Globos de Oro.

Slumdog Millionaire - el fancine
Slumdog Millionaire - el fancine

Cuando el dinero no tiene valor, la vida es secundaria, el riesgo es necesario, el valor imprescindible y la persistencia, el saber esperar al amor, el cariño, la esperanza, el deseo de una vida mejor, junto a la persona a la que amas, se impone a todo razonamiento, al sentido común y a la lógica.

Slumdog Millionaire - el fancine
Slumdog Millionaire - el fancine

Jamal Malik es amor. Slamdog Millionaire, es amor… Esta película, es esperar a tu destino, es: AMOR.

Jamal Malik es un muchacho huérfano, (tras la muerte trágica de su madre). Huye con su hermano cuando apenas levanta dos palmos del suelo, con su hermano Shalim, y se convierten en parias. Parias en la India, casi nada.

Slumdog Millionaire - el fancine
Slumdog Millionaire - el fancine

Parias que lucharán por cada una de las rupias que ganarán, que merecerán con el sudor de su frente, con el esfuerzo, el robo, el timo, la estafa, a todo o nada por sobrevivir a costa de un bocado de carne putrefacta encontrada entre la basura.

Slumdog Millionaire - el fancine
Slumdog Millionaire - el fancine

Por eso, cuando Jamal se enfrenta al todo o nada del concurso “¿Quieres ser millonario?”, toda la India contiene la respiración, el presentador se carcome por dentro, los espectadores son incapaces de hablar… Y Jamal sonríe, sonríe y ríe… Eterno optimista, positivo, feliz… Sonríe y ríe porque puede ganar veinte millones de rupias o puede no ganarlos, seguir siendo él mismo. Sonríe, no pierde la compostura, no sabe si ganará el premio del concurso, no lo sabe, ni sabe la respuesta a la pregunta… Pero sonríe, y ríe, es feliz, ha ganado, lo sabe, no le importa el premio, los veinte millones de rupias le importan un bledo… Sonríe y ríe…

Slumdog Millionaire - el fancine
Slumdog Millionaire - el fancine

Porque sabe que su amada, Latika, el tercer mosquetero que huyó cuando asesinaron a su madre, la niña frágil que se unió a Jamal y a su hermano, la niña que compartió infancia callejera, penurias, tristezas, hurtos y violencias, esa niña, de la que se enamoró cuando eran dos fierecillas salvajes que huían por la selva, se subían a un tren en marcha y caían de pie, siempre de pie, cuando los arrojaban de un hogar, de un tren, de un lugar público en el que estaban robando… De pie, siempre de pie, como gatitos al caer por la ventana… Esa niña, separada de él a la fuerza, arrancada de sus brazos, (él está seguro), está viéndolo en ese momento y con un poco de suerte, sólo un poquito más de suerte, acudirá a él y se unirán de por vida.

Los veinte millones de rupias son un añadido, el ingrediente que añadirá un toque de tensión a la película. Esta película es una llamada, una llamada a la atención del amor de su vida.


Slumdog Millionaire - el fancine
Slumdog Millionaire - el fancine

El programa es real, ¿Quieres ser millonario?, por todos conocido, igual de real que la India que retrata Danny Boyle, en una película que mezcla el lujo con la miseria, la mayor de las miserias, donde parias, desclasados, comen basura y se bañan en heces, una película desgarradora, con escenas dolorosas, agresiva, tensa, que así con todo, nos arranca una sonrisa, solo una, una miserable sonrisa después de dos horas de metraje, una sonrisa que hace que haya valido la pena pasar por tanta miseria, pagar una entrada de cine, una sonrisa que demuestra que la paciencia y la espera, se recompensan con el amor verdadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada