lunes, 29 de abril de 2013

La quimera del oro

Ficha técnica

Director: Charles Chaplin
Título original: The gold rush.
Nacionalidad: EE.UU.
Producción: Charles Chaplin
Duración: 96’
Guión: Charles Chaplin
Fotografía: Roland Totheroh
Música: Charles Chaplin
Montaje: Jack Wilson
Narrador (en off): Charles Chaplin
Año: 1925 (reestreno: 1942)

Ficha artística

Charles Chaplin (Vagabundo)
Georgia Hale (Georgia)




En los años de la gran represión, masas humanas se desplazan de uno a otro confín del territorio americano en busca de oro, sometidos a la fiebre del oro. Empresarios arruinados, desempleados, padres de familia en busca del sustento para los suyos, y vagabundos, que por carambola siguen la inercia y terminan buscando oro.

Este es el caso de Chaplin en La quimera del oro, un vagabundo en Klondike, territorio fronterizo entre la frontera occidental del Canadá y Alaska. Un vagabundo atraído por la fiebre del oro, buscando un techo que le proteja del clima extremo en un territorio de condiciones extremas, sumido en una tormenta polar que amenaza con enterrar sus huesos bajo el hielo y la nieve.


Querrá el azar que Chaplin encuentre una cabaña habitada y busque refugio al calor del hogar, del hogar de Larsen, nada menos que un preso convicto, por asesinato y fugado, que ha hecho de esta cabaña su particular refugio del clima y de la policía, que lo busca.

Como es de esperar, el asesino fugado no estará dispuesto a compartir su cabaña, por lo que en todo momento pretenderá echar de la misma a Chaplin, sin lograrlo, a medias por un una tormenta de características desproporcionadas, a medias por la insistencia de Chaplin, infatigable. Pero como de azar estamos hablando, querrá éste que aparezca un tercer personaje en escena, Mac Kay, un gigantón que anhela el techo bajo el que “conviven” Chaplin y Larsen. Mediará una pelea entre el convicto y el gigante, tratando ambos de apoderarse de un rifle para reducir al adversario, cosa que no sucede pues lo inutilizarán a media pelea, para bien de Chaplin, pues no importará dónde trate éste de esconderse, que el rifle siempre estará apuntándole.

Chaplin reflejará muchos y muy diversos estados de ánimo en esta película, la soledad y el abandono del vagabundo, la fortuna del buscador de oro, que apuesta el todo por el todo por encontrar unas pepitas, el amor inalcanzable y la paz de espíritu al encontrarlo…

Y también nos brindará escenas que con el tiempo se han convertido en grandes clásicos del cine, pues será en esta cabaña, cuando atenazado por el hambre, Chaplin nos deleite almorzándose una bota de cuero para engañar al su estómago. O aquella en la que Chaplin se convierte en gallina, en las alucinaciones del gigante Mac Kay, quien intentará comérselo sumido en la hambruna.

El cuarto personaje que aparecerá en escena es Georgia, una bailarina que lo utilizará para provocar los celos en su pareja, y de quien Chaplin caerá irremediablemente enamorado. Al terminar la tormenta y escampar, los tres personajes iniciales seguirán sus respectivos caminos, llevando a Chaplin hasta un pueblecito en el que hay un cabaret en el que baila Georgia, quien, más que el alimento o el oro, se convertirá en el profundo sueño de nuestro vagabundo.Otra escena mítica es la que protagoniza Chaplin, para variar, recreando un baile con dos panecillos, a modo de pies, sujetos con tenedores, que son las piernas… No puedo olvidar la recreación de dicha escena en un capítulo de Los Simpsons… Cuando el abuelo Simpson hace lo propio con dos bollitos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario